Debemos cuidar nuestro sistema nervioso. Una adecuada alimentación es esencial.

Debemos cuidar nuestro sistema nervioso. Una adecuada alimentación es esencial.

“Me estoy engordando mucho de tantos dulces que estoy tomando”, me comentaba el otro día una señora a la que han diagnosticado depresión. En realidad, considero que ese nombre es sólo una etiqueta, no es lo que más interesa, sino que existen unos síntomas y unos hechos qué a esa persona le han llevado a sufrir un malestar o desequilibrio en su salud y bienestar.

Comento esto porque opino que debemos desdramatizar esas etiquetas, cuando a alguien se le dice que sufre depresión, parece que con el mero hecho de escucharlo se le tira una losa muy pesada encima. Parece una nimiedad, pero reflexiona en ello…

En general, en la depresión, se tiene tendencia a consumir productos dulces refinados (pasteles, chocolate…) de escaso valor nutritivo. En otras ocasiones el apetito es de embutidos y otros derivados cárnicos, productos todos ellos ricos en grasas saturadas, tan perjudiciales para nuestra salud y según expertos favorecen la depresión.

El azúcar blanco refinado y dulces elaborados con él, aunque de momento puede productir un efecto subjetivo de bienestar, agrava la depresión.

Mucha gente no es consciente, pero estos alimentos pueden agravar la depresión y se hace difícil salir del círculo. Hay muchas alternativas más saludables para paliar el deseo por lo dulce, como por ejemplo las frutas dulces desecadas, miel, melaza… opciones más interesantes y nutritivas, ya que aportan vitaminas y minerales.

Incluyo a continuación alimentos y/o nutrientes interesantes en casos de depresión:

  • Avena: aporta los nutrientes más importante para el funcionamiento de las neuronas. Además es nutritiva y reconstituyente. Aporta vitaminas del grupo B, ácidos grasos esenciales, hidratos de carbono (los cuales favorecen la síntesis del aminoácido triptófano) y avenina (proporciona una suave acción sedante).
  • Germen de trigo: también es una excelente fuente de nutrientes para las neuronas. Contiene octacosanol, sustancia que aumenta la resistencia a la fatiga y mejora el rendimiento.
  • Garbanzo: son muy nutritivos y ricos en vitaminas del grupo B (de manera bastante equilibrada). Combaten la irritabilidad y depresión nerviosas.
  • Almendra: aporta vitaminas y minerales que tonifican los nervios y fortalecen los músculos. Las almendras son energizantes y tonificantes. El calcio, magnesio y potasio que contienen ayudan al equilibrio del sistema nervioso.
  • Nuez: ricas en ácidos grasos esenciales, lecitina, fósforo y vitamina B6, los cuales tonifican el sistema nervioso. Su forma recuerda y se asemeja al cerebro, por lo tanto le beneficia, siguiendo la teoría de las signaturas de Paracelso (dedicaremos una entrada a esta interesante teoría).
  • Anacardo: rico en magnesio y vitaminas B1 y B2, cuya falta produce nerviosismo e irritabilidad.
  • Piñón: buena fuente de vitamina B1, hierro y proteínas. Es además muy nutritivo y tonificante.
  • Aguacate: rico en vitaminas B6 y E, hierro y ácidos grasos esenciales omega-6.
  • Plátano: ricos en vitamina B6, hidratos de carbono, magnesio y potasio, cuya carencia favorece la ansiedad.
  • Levadura de cerveza: tonificante y revitalizante, debido a su gran aporte de vitaminas y minerales, sobre todo oligoelementos.
  • Jalea Real: nutre y tonifica el sistema nervioso. Combate la astenia (sensación generalizada de debilidad física y psíquica) y el cansancio.
  • Vitamina C: uno de los primeros síntomas de su carencia es el cansancio y la falta de tono vital. las frutas y hortalizas frescas son la mejor fuente.
  • Folatos: su carencia produce depresión y fatiga. Las legumbres y las espinacas son buenas fuentes.
  • Hierro: su carencia produce, además de anemia, depresión.
  • Son de grandísima importancia para el sistema nervioso las vitaminas del grupo B.

Según explicó Juan José Moreno, jefe de Servicio de Salud Mental de la Conselleria de Sanidad, en noticia publicada recientemente, la depresión será la primera causa de enfermedad en el mundo desarrollado en el 2020.

En la actualidad, unas 58.000 personas se suicidan al año en la Unión Europea, una cifra que supera las muertes por accidentes de tráfico, homicidios o VIH-SIDA.

Viendo estas cifras, creo que merece la pena ser responsables de lo que comemos, sabiendo que la alimentación es uno de los pilares de nuestra salud y por supuesto un factor determinante para prevenir y superar la depresión.

Queda por supuesto que influyen otros factores, pero considero que el de la alimentación es uno de los más importantes y de los que más nos despreocupamos. La bioquímica del cerebro juega un papel fundamental en los transtornos depresivos.

Seguiremos hablando en posteriores entradas sobre alimentación y depresión. ¡Permanece atent@!

Si te gustó este mensaje, también puede interesarte:

Tags: , ,



2 Respuestas a “Alimentos para ayudar a combatir la depresión”

  1. Tienes mucha razón ;-)
    La alimentación es fundamental muchas patologías podemos corregirlas si comemos correctamente.

    Un saludo.

  2. kedulash dice:

    Hola Viki, me alegra verte por aquí ;-)

    Gracias por tu visita.